viernes, 28 de mayo de 2010

Bienllegados

Estimados colegas:
La única justificación posible a nuestra tardía participación en este blog la tiene, como podéis suponer, las múltiples actividades que requieren la organización de las IV Jornadas sobre las que incluiremos en los próximos días información. Como aperitivo, y aderezo de este saludo, os enviamos esta primera aportación.


En el año 1877 la ciudad de Lugo es escenario de dos acontecimientos significativos. El primero la visita del rey Alfonso XII, que el 4 de agosto se desplazaba hasta A Coruña para inaugurar la vía de ferrocarril recién rematada y que comunicaba las dos ciudades. El segundo evento, fue la celebración de la Exposición Regional de 1877 que se convirtió en un escaparate de los productos agrarios e industriales de Galicia ante toda España. El Instituto lucense colaboró en ese acontecimiento de una forma muy activa y seguramente esta experiencia le animó a participar en la Exposición de París del año siguiente. Como registro de tal participación, se conserva en el centro el hermoso diploma conmemorativo que se muestra a continuación.

lunes, 24 de mayo de 2010

¿Por qué se llama así?

Uno de los mayores patrimonios que poseen los intitutos son sus nombres. Permiten que hombres y mujeres que han contribuido a la sociedad con su trabajo o hazañas no se pierdan en el olvido.

Nuestro instituto se llama IES PROFESOR DOMINGUEZ ORTIZ.



¿Por qué te llamas así?

Pues bien...aquí os dejo unas pistas:

un saludo

jueves, 20 de mayo de 2010

La Cátedra del Instituto-Colegio de Cabra (II)


Los antiguos Colegios de Artes y Teología del siglo XVII (que en cierta forma equivaldrían a nuestros actuales institutos) disponían de un rudimentario mobiliario escolar: bancos, mesas, y en el mejor de los casos, algún mueble estantería para libros y un atril para el profesor, que como en el Antiguo Colegio de la Purísima Concepción de Cabra (hoy IES “Aguilar y Eslava”) podría tener forma de púlpito.

Este púlpito, al que nosotros denominamos tradicionalmente: cátedra, es un mueble que presenta un asiento en altura y un respaldo dignificado, que originalmente se cubría con una pequeña cubierta. Desde él, el maestro impartía su lección y para ello accedía través de una puerta lateral por una pequeña escalera.

Este tema fue ampliamente tratado en la exposición “LA EDUCACIÓN EN LOS TIEMPOS DEL QUIJOTE” celebrada en el IES “Profesor Domínguez Ortiz” de Azuqueca de Henares (Guadalajara) en junio de 2006 y que organizaron los profesores D. Miguel Mayoral Moraga y D. Alberto Pérez Ochayta. En esta muestra se presentaron muebles y útiles escolares originales , así como documentos, libros... De la mencionada exposición reproducimos una pintura de Martín Cervera (1614), en la que se aprecia una cátedra púlpito semejante a la que se conserva en el Instituto de Cabra, y donde un clérigo imparte una clase a futuros bachilleres de la Universidad de Salamanca.

lunes, 17 de mayo de 2010

La Cátedra de Teología del Instituto-Colegio de Cabra


La Cátedra de Teología del Antiguo Colegio de la Purísima Concepción y después Instituto-Colegio de Cabra es el mueble escolar más antiguo que se conserva en el IES “Aguilar y Eslava” y que actualmente se puede contemplar en su Museo.

Poseía originalmente una grada para subir y aparece descrita en el inventario más antiguo que se conserva de 1710 como “una Cátedra grande con sus tableros labrados y en medio las armas de Fundador”. Desde esta cátedra el profesor impartía su materia, dirigiéndose a los estudiantes de forma parecida a como lo hace desde el púlpito el sacerdote en el sermón de una misa.

La Cátedra es de madera y tiene forma prismática, con respaldo o baldaquino que se corona con cornisa curva, tallada con un birrete en alto relieve. En el frente aparece un medallón que enmarca el escudo de las armas de la familia del fundador con una decoración de hojarascas. La parte alta del respaldo o baldaquino presenta una piezas de madera y formas más recientes a la del resto de mueble, señal inequívoca de una transformación de la pieza que originalmente estaría asida a la pared y se cubriría con una pequeña cúpula a modo de púlpito de iglesia.

Estilísticamente esta obra coincide con la decoración de principios del siglo XVIII, pues su ornamentación es idéntica a la de muebles castellanos de esta época, tanto por las formas como por la técnica de ebanistería empleada, está realizado en maderas de álamo blanco y nogal.

jueves, 13 de mayo de 2010

Bricomanía educativa (tercera parte)



¿Puerta nueva?
¿ Qué tiene de particular esta puerta?


un saludo

martes, 4 de mayo de 2010

El pupitre del alumno.


un saludo