martes, 4 de mayo de 2010

El pupitre del alumno.


un saludo

25 comentarios:

Anónimo dijo...

LUCIA RODRÍGUEZ 2ºAB
El pasado 27 de Abril estuvimos en este aula tomando interesantes apuntes sobre la educación del siglo XIX. Personalmente considero que fue una buena forma de llevar a cabo la clase pues estuvimos rodeados de esos antiguos pupitres que se observan en la foto lo que crea un buen ambiente íntimamnete ligado con la explicación.
De todo lo que pudimos aprender lo que me pareció más trascendental fue la conocida Ley Moyano(1857) que organiza la educación en tres niveles y establece la gratuidad de la enseñanaza teniendo incluso influencias en la actualidad.

Anónimo dijo...

RUBÉN ARJONA 2ºAB
Yo también estuve el 27 de Abril en este aula tomando notas sobre el tema que estamos tratando en historia de la cultura del siglo XIX y me pareció una manera muy gráfica de aprender. Algo que me llamó la atención del aula fueron los birretes y como cada uno con su respectivo color alude a una asignatura.

Un aspecto muy peculiar sobre el que tome nota fue sobre la publicación de el Plan General de Instruccion Pública(1836)que entre otras cosas obligaba a que se impartiera la enseñanza primaria en todos los pueblos de más de 500 habitantes.

Anónimo dijo...

LAURA ESTEBAN 2ºAB
Me uno a Lucía y Rubén, mis compañeros de clase, con los que compartí una de nuestras horas dedicada a la asignatura de historia en el "aula exposición" que el instituto Profesor Dominguez Ortiz mantiene haciendo gala a la escuela de antaño. Fue una interesante forma de compaginar nuestro temario sobre la educacion del siglo XIX con el ambiente que inspiraban los pupitres y el atril del profesor.

De lo que aprendimos ese día yo destacaría el Plan Pidal, que, aún siendo propuesto por los moderados,proponía la secularización de la escuela y la libertad de enseñanza.

César Bodas 2ºAB dijo...

El pasado 27 de abril acudimos a este aula para tratar el tema de la educación del siglo XIX de una forma distinta y entretenida, que de vez en cuando se agradece ya que se hace más amena, y que mejor que estar rodeados de material antiguo, del cual me llamo la atención los pupitres, muy similares a los pupitres en los que estudiaron nuestros padres.
De toda la visita me llamo la atención el acto de obligar a todos los pueblos con más de 500 habitantes a impartir la enseñanza primaria, y la creación de institutos en las capitales de provincias como el de Guadalajara de 1837, hechos que se recogían en el Plan de Instrucción Pública de 1836.

Carlos Javier Sánchez dijo...

El pasado 27 de abril yo también estuve en este aula tomando notas acerca de las transformaciones culturales del siglo XIX. En mi opinión fue una forma muy interesante de aprender historia ya que la historia también hay que vivirla y sentirla y me llamo mucho la atención de esta aula un atril-pupitre del profesor de finales del siglo XVIII así como las togas guardadas en el armario para nuestra graduación.
Lo que mas me llamo la atención respecto a lo que aprendimos fue el Plan Pidal (1945) que a pesar de ser puesto en marcha por los moderados dicta la secularización del sistema educativo y la libertad de enseñanza

Anónimo dijo...

JOSÉ ABRAHAM REINA CORELLA, 2ºAB
La visita al aula ya mencionada fue una gran experiencia para poder acercarnos más a la educación de la época que estamos tratando en historia. Me gustaría hacer notar el inmenso esfuerzo realizado para poder proporcionarnos una herramienta de aprendizaje tan útil.
Uno de los temas tratados más relevantes fue el Plan Pidal de 1845, que, entre otras cosas, promulga la libertad de enseñanza.

Anónimo dijo...

Soledad Laguna 2ºBB
Yo personalmente no pude estar en este aula el pasado 27 de abril pero si que he estado un par de veces en este espacio y me parece que un aula de estas condiciones debe mantenerse porque muy pocos somos los que podemos ver hoy en día el mismo modelo de pupitre que utilizaron nuestros padres o abuelos cuando eran niños y poder envolvernos de la esencia de aquellos años aunque sea solo por un segundo.

Anónimo dijo...

Azahara Estruc Torres 2ºB
La visita al aula creada por nuestros compañeros de patrimino fue una forma muy original de introducir el siguiente tema ya que en esta se encuentran carteles con datos relevantes sobre este.
Como uno que cuenta que la Real orden de 1864 recordaba el art 170 de la Ley Moyano que determina que materias debian enseñar los profesores.Destaca la critica a esta de Emilio Castelar,la cual le cuesta su catedra en la que dice:"España no tine Filosofia,ni geologia,ni ciencias naturales ni economia politica teniendo grandes filosofos,grandes naturalistas,grandes astronomos porque todos han consumido su pensamiento,su alma en el fuego de la Inquisicion".Da origen a la Noche de San Daniel y la 1ª Cuestion Universitaria.

Anónimo dijo...

Beatriz Sánchez 2ºB
Yo también estuve en el aula de nuestro instituto en la que se recrea una escuela del s.XIX. Lo que más me ha llamado la atención de este aula es sin duda el hecho de que han sido alumnos los que la han decorado y han arreglado los muebles.
De la información sobre la educación a lo largo de la edad moderna que hay en el aula. Yo personalmente me encarge de leer los hechos relacionados con la educacion durante la crisis de 1898 y los años siguientes. Destacar de este momento que las grandes personalidades de la epoca se mostraban hondamente preocupados por el camino que debía tomar la educacion obligatoria.

Anónimo dijo...

MARIO MANZANARES DIAZ 2ºAB
La visita a este aula tan especial que tenemos en nuestro instituto resultó ser una experiencia muy positiva, porque gracias a èsta hemos podido hacernos una idea más aproximada de la enseñanza que se impartía en èpocas pasadas. He de destacar que me llamaron la antención especialmente las togas y los birretes, objetos que nunca antes habia visto, porque sin embargo otros objetos como los pupitres ya no son algo nuevo para mi, porque anteriormente he podido tener el privilegio de entrar en un aula con una finalidad semejante a èsta en el instituto Brianda de Mendoza en Guadalajara.
El hecho que me gustaria destacar respecto a lo que hemos aprendido es el Plan Pidal, que se publicó trás el triunfo de los moderados y que se inclina decididamente por la enseñanza como derecho estatal.

Anónimo dijo...

TANIA PICÓ MORENO
El día 27 de abril mis compañeros asistieron al "aula de exposición", desarrollando en la misma la clase de historia, con referencia al tema, TRANSFORMACIONES CULTURALES, CAMBIO EN LA MENTALIDAD, LA EDUCACIÓN Y LA PRENSA.
Yo por motivos personales no pude asistir a la clase, pero me hubiera gustado haber podido desarrollar esta actividad, dado que la clase tuvo que ser muy interesante, pues representa muy acertadamente la época con relación al tema. A pesar de mi ausencia en esta actividad, yo ya conocía la existencia del aula en nuestro centro, por lo que realizo la siguiente meción: Como ya he dicho está muy bien inspirada en la época, es un aula original y considero que es un privilegio poder disfrutar de ella en nuestro instituto ya que otros no tienen esta opción.

Alexandra Ignat dijo...

Desde mi experiencia, cabe destacar el parecido más que razonable de los pupitres del s. XIX españoles con los que personalmente he utilizado en mi periodo de formación educativa en Rumania, finales del s. XX y principios del XXI. Por un momento hasta viajé en el tiempo, y sentí nostalgia al contemplar esos pupitres de madera, con el hueco para el botecito de tinta (¡la de problemas que daban las plumas estilográficas!) o el hueco dentro o debajo de dicho pupitre para meter la mochila, el desayuno, apoyar los libros y echar una ojeadita durante algún examen (esto último me lo han contado). Mencionar también la mesa del profesor, alejada de los alumnos y en general unos niveles más altos que los pupitres, marcando inconscientemente autoridad y respeto.

En cuanto a las anotaciones que hay en el “aula exposición” del instituto Profesor Domínguez Ortiz, quisiera hacer hincapié en el genial juego de palabras de Emilio Castelar, que expresa con valentía e ingenio, en sentido propio y figurado (“todos han consumido su pensamiento, su alma en el fuego de la Inquisición”) sus ideas, valores, inquietudes.

Una Real Orden de 1864 recordaba al profesorado la vigencia del art. 170 de la Ley Moyano sobre las doctrinas que podían o no enseñarse. Emilio Castelar (catedrático de Historia de España en la Universidad Central) contesta con varios artículos sumamente críticos: “España no tiene ni Filosofía, ni Geología, ni Ciencias Naturales, ni Economía política, teniendo grandes filósofos, grandes naturalistas, grandes astrónomos; porque todos han consumido su pensamiento, su alma en el fuego de la Inquisición”. Se le abre expediente a Castelar y al Rector, que lo apoyó. Los estudiantes se tiran a la calle y son cruelmente reprimidos (nueve muertos y un centenar de heridos). Es la Noche de San Daniel (1865). Está surgiendo la primera “Cuestión Universitaria”.
ALEXANDRA IGNAT 2ºBB

Anónimo dijo...

Mè pareció una salida muy instructiva por supuesto pero también curiosa porque nos sirvió para saber como eran los colegios en esa época, el aula y las vestimentas.

En cuanto al fragmento recogido debería destacar el Plan Pidal en 1845 que defendía la libertad de enseñanza en general.
SAMUEL RODRÍGUEZ GONZÁLEZ

Anónimo dijo...

Bárbara Rojas Vázquez, 2ºBB

Hoy he vuelto a visitar el aula de exposiciones o más conocida como "patrimonio", después de tanto tiempo, ya que yo participe en su creación hace años, no fue un trabajo fácil restaurar esos muebles antiguos pero fue un trabajo con el que no solo nos divertimos sino que también aprendimos mucha historia.
Un trabajo entretenido y gratificante, ya que obtuvimos muy buenos resultados en el aula.
Incluso llegamos a hacer una pequeña investigación entrevistando a personas mayores
que habían vivido en época de la República.
Creamos un calendario en el cual cada mes pertenecería a una breve pero intensa historia de cada una de aquellas personas, yo entreviste a una antigua vecina mía que ya no se encuentra entre nosotros, aunque su historia siempre seguirá ahí,en aquel año ella ya tenía ¡90 años!,y aún así recordaba muchos detalles de su niñez, una niña que apenas podía acudir a la escuela por que debía ocuparse de sus hermanos y animales de granja, pero nos contaba que en cuanto podía iba a una escuela de monjas donde la enseñaban lo básico incluso la enseñaron a coser.
Esta actividad nos sirvió para adentrarnos personalmente en una historia real y comprender la dureza de esa época.
Hoy he vuelto a recordar aquel año, aunque el aula esta algo cambiada, y han conseguido nuevos objetos con la que adornarla como un microscopio antiguo, libros, incluso vestimenta(togas y birretes) y fotografías en las que podemos ver como eran los alumnos de esa época y que ocupaban ese tipo de aulas.

Me ha llamado mucho la atención un articulo de la memoria de un maestro de Camarma, Madrid, curso 1909-1910, donde se explica claramente el analfabetismo de los habitantes de ese pueblo, por la necesidad de la mano de obra de los niños para ayudar a sus padres.
Donde también hace alusión al bajo salario de los profesores, que afecta al interés de éstos en dar clase.
También ha captado mi atención y he tomado nota de ello, es el tema de la Revolución de 1868 que devolvió a la Escuela aires de libertad, que había intentado abrirse desde principios del siglo, y que se respetará desde el Manifiesto del Gobierno Provisional.
Sin embargo la Restauración Borbónica (1875) recuerda a los catedráticos la obligación de ser fieles a los libros de texto y no enseñar doctrinas contra alguna religión y la persona del rey, lo que motivó la segunda "Cuestión Universitaria", que provocó revueltas, dimisiones y expulsión de profesores tan destacados como Giner de los Rios .

Alina Stefan dijo...

Entrar por primera vez en ese aula fue como volver a los años que estudié en Rumanía ya que los pupitres de madera son muy parecidos a aquellos y también la mesa del profesor que allí se sigue llamando todavía cátedra.
El aula es un fiel retrato del ambiente de una clase del siglo XIX donde podemos apreciar como estudiaban los niños en aquellos tiempos y poder apreciar mejor lo que tenemos ahora.
Con respecto al artículo que leí cabe destacar principalmente la Ley Moyano que influyó en la educación de nuestros días ordenando y estructurando definitivamente la educación española en tres niveles educativos.Esta ley también reglamenta la formación de los maestros con la creación de las Escuelas Normales de Magisterio,llamadas así porque normalizaban los estudios de los profesores.

Anónimo dijo...

PATRICIA ORTEGA, 2ºBB.

Ayer tuve la ocasión de visitar el aula de patrimonio en la que representa como era un aula en la antigua enseñanza.
Me ha llamado la atención el mobiliario, sus pupitres que han sido restaurados, los cuales se levanta la tapa y hay una cajonera; todos de madera y servian de generación en generacion. Quiza porque estaban mejor hechos, o seguramente porque la gente era más responsable con el mobiliario del aula; no como ahora que casi todas están deterioradas por el mal uso de los estudiantes, y por ello se cambian con más frecuencia.
También he podido observar fotografías interesantes de la gente de aquella época, como era su vestimenta, su calzado; como por ejemplo una en la que se aprecia que su calzado no era como el de ahora, sino que eran más modestos con suela de neumático, y tenian que durar hasta que se rompieran.
En cuanto al texto que más me ha llamado la atención ha sido el ``Contrato de la maestra de Casasimarro´´(Cuenca) año 1923.
Este texto muestra la firma de una maestra en un contrato en la que la hacen renunciar a una serie de cosas que son un tanto vejatorio hacia la mujer, como por ejemplo: no casarse, no fumar cigarrillos, no maquillarse, no viajar en coche con hombres que no sean ni su padre ni su hermano, no teñirse el pelo, el vestuario muy recatado sin colores brillantes y los vestidos que queden a mas de cinco centrímetros por encima de los tobillos... Y hacer una serie de trabajos en el aula que no pertenecen a la función de maestra como limpiar, encender el fuego para que este caliente el aula para cuando lleguen los alumnos...
Considero que todos estos aspectos iban en contra de los derechos de la mujer.
Y como conclusión decir que he aprendido con este texto que la mujer ha dado un gran paso en la sociedad.

LauraGhe dijo...

En el aula de exposicion se recrea una aula tipica de instituto del siglo XIX .La experiencia de visitar el aula es como una vuelta al pasado ,que despierta el interes para la historia ,y para el momento historico que representa y esto es de gran ayuda ya que tenemos gue estudiarnos el tema para los examenes.
Al hacer un breve repaso de los cuadros que exponian un breve resumen de las reformas y traectorias relacionadas con la educacion escolar española , hé destacado el Reformismo Escolar que surge a raiz del regeneracionismo , que sostiene que: "El proceso instructivo ha de ser en realidad un proceso educativo" , y que para eso se requeren buenos maestros y la formacion del magisterio tendra que tener capacidades cientificas , pedagógicos y practicas. Y junto a esto se crea la Esc

Anónimo dijo...

VÍCTOR GARRIDO MAYOR, 2ºBB
En primer lugar, debo destacar que la visita fue inesperada puesto que acostumbramos a dar la clase en el aula. También original porque yo siempre me preguntaba qué habría ahí dentro, en la "sala de exposiciones".
Pero ante todo está la utilidad de aquel aula y la información que en ella encontramos, ya que en mi opinión nos sirvió para enterarnos mejor del tema que habríamos de comenzar puesto que nos sonarían los diversos detalles y acontecimientos que se suceden en dicho tema y sería, por qué no decirlo, un motivo más que llamase nuestra atención en clase al percatarnos de que de eso mismo que nos estaba contando el profesor nos habíamos informado previamente con los datos del aula.
Pues bien, yo pude recoger un dato importante para la educación del primer tercio del siglo XIX y también importante para hoy día, y es lo siguiente: "en uno de los momentos más progresistas del liberalismo isabelino ve la luz el Plan General de Instrucción Pública de 1836, el cual dictamina la obligatoriedad de la Primera Enseñanza en los pueblos con más de 500 habitantes. Además se hace posible acceder a una Segunda Enseñanza para aquellos que pudiesen permitírselo. Seguidamente comienzan a aparecer los primeros institutos en las capitales de provincia, el primero en 1837 en Guadalajara.

LauraGhe dijo...

*La creacion de laEscuela Superior de Magisterio en 1909 , y la llegada de nuevas corientes como la Escuela Nueva Europea tras la Primera Guerra Mondial , y La Nueva Escuela Catolica en 1929.

Anónimo dijo...

ESTEFANIA ARROYO 2ºBB
-----------------------

Hace unos días visitamos el aula que tenemos en nuestro instituto, en la cual cada año se crea un pequeño museo de como fue la escuela en tiempos pasados. Aunque cuando baje a ese aula fue algo muy positivo para nuestra enseñanza, poder ver tan de cerca y en un plano tan real una escuela de la época que estamos estudiando en historia de segundo de bachiller, no era nada nuevo para mí, ya que hace 3 años participe en este proyecto recreando la escuela de la segunda república. Sinceramente fue una experiencia que no cambiaría por nada del mundo, ni tampoco los conocimientos que adquirí por aquel entonces de la II República, ya que aparte de recrear la escuela tuvimos el honor de poder hablar con ancianos que en sus tiempos de juventud presenciaron esa escuela de verdad, y estuvieron compartiendo sus experiencias con nosotros. Cuando bajamos al "aula de patrimonio" como la llamamos, todos aquellos momentos y el restaurar ese mobiliario se recuperaron de nuevo aunque con un nuevo proyecto del que obtuvimos información de la escuela de finales de siglo XIX y principios del siglo XX de la cual mi información fue la siguiente: La revolución devolvió libertad a la escuela, aunque se respetará desde el manifiesto del gobierno Provisional. En 1875 con la restauración borbónica muchos catedráticos fueron obligados a ser fieles a los libros de texto sin poder enseñar ningún aspecto que fuera en contra de la religión y/o del monarca. Estos aspectos provocaran revueltas de los alumnos y profesorado y la expulsión y dimisión de muchos de ellos.

lopez dijo...

Yo también visité esta aula que representa una clase del XIX y tras pasar por la puerta es como viajar en el tiempo, entras y ves mesas que no son como las de ahora, sillas que tampoco lo son ni siquiera los artilugios para la enseñanza(ahora son mas tecnológicos). Me hicieron gracia los birretes con la borla encima que parecían gorros con pompones jaja. Cabe destacar el maravilloso trabajo que han hecho nuestros compañeros del Domínguez para recrear al máximo un aula de esa época.
Con respecto al letrero que mas me interesó fue el de Giner de los Ríos ya que este hombre, en vez de meterse a política como hiciera Emilio Castelar creó la Institución Libre de Enseñanza (1870).
David López del Rosario, 2ºBach B.

Anónimo dijo...

GUILLERMO MARTÍN DOS SANTOS 2ºBB

Visité también este aula sacada de pleno siglo XIX junto a mis compañeros. Pudimos ver la parte práctica de Historia de España, la que nos hace ver directamente el pasado-con los birretes, las fotos, los libros de intrucción antigüos y las mesas y los atriles de nuestra educación hace mucho tiempo-. Evidentemente los colegios de antaño eran de un solo sexo, pero áún así me acabé sorprendiendo cuando vi las fotos de esas escuelas antiguas con tantos alumnos y un soolo profesor, evidentemente con muchas más dificultadas para enseñar con respecto a ahora.

A mí me tocó indagar sobre los principios de la educación en España. Jovellanos llegó a la Junta Central del gobierno de las Cortes de Cádiz las bases para una educación públicas, influenciado por la Ilustración y mencionado en la Constitución de 1812 como clave fundamental de la misma.

Creo que fue una buena experiencia, gratificante y provechosa, ideal para ver de cerca el pasado educativo de nuestro país.

Un saludo!!

Anónimo dijo...

Miriam Franco de Pablos 2º Bachillerato A

Yo no estuve realizando la actividad en el aula que recrea una escuela del siglo XIX.
Pero si visité la exposición, junto a mi familia, el día de su inauguración que coincidió con nuestra graduación de la ESO.
Guardo una sensación muy entrañable de ese día y recuerdo que cuando íbamos recorriendo la exposición, mis padres me iban contando que algunas de esas cosas no pertenecían sólo a la época de mis abuelos y bisabuelos, que ellos también las habían visto en la España rural del siglo XX.
Mi madre nos contaba que en su instituto también había un aula que se había mantenido con la tarima inclinada y los pupitres de madera tal y como era cuando Machado daba allí clase.
Los pupitres, me parecieron curiosos pero que tuvieran el agujero para el tintero, me impresionó; cuando cuesta imaginar un mundo sin ordenador, pensar que no tenían bolígrafos ni lapiceros es desconcertante.
Comentábamos que el contenido de algunos libros sería políticamente incorrecto en la actualidad.
Al leer frases como “aprendan las niñas a leer y escribir y labores propias de su sexo” me alegro muchísimo de haber nacido unos años después.
Aunque me producen mucha admiración esas mujeres que a pesar de tener todo en su contra, consiguieron alcanzar sus metas y lograron ir a la universidad, ellas eran autenticas luchadoras y nos pusieron las cosas un poco más fáciles a mi generación.

Javier Romero Ortega 2ºBB dijo...

Buenas noches a todos. En primer lugar y antes de centrarme en la experiencia gratificante que supuso para mí la visita a la exposición, he de felicitar a los integrantes de este espacio por el trabajo desempeñado tanto en la bitácora, bastante interesante y diferente a lo que estamos acostumbrados, como por la labor de restauración llevada a cabo en el aula.
Centrándome ya en la visita he de decir que aunque ya había estado en exposiciones anteriores en las que participaron muchos compañeros míos, siempre resulta especial visitar esa atmósfera anclada en un pasado que evoca una sociedad totalmente distinta pero con su encanto, en la que la educación en particular, algo que ahora vemos algo más que normal, como bien nos explico Mayoral, para aquellos muchachos de la época era un privilegio poder asistir a unas clases donde se aprendía más a esquivar la vara que a leer.
Así, encontrándonos sumergidos en las explicaciones de nuestro profesor podíamos sentirnos como un alumno más de esa sucesión de sistemas educativos que tuvieron grandes repercusiones en el futuro, como la Ley Moyano que mi compañera Alina y yo anotamos. Podíamos, viendo los pupitres, imaginarnos como sería la vida de un joven estudiante ajeno a las zonas urbanas en expansión en este siglo XIX, cuyo inminente futuro sería probablemente y con mucha suerte si sobrevivía a las epidemias, ayudar en el campo a su familia a desarrollar una labor agrícola de clara subsistencia, quedando así su formación en la escuela destinada a saber contar los kilos de patatas a vender o intercambiar probablemente por unos litros de leche con el vecino que tenía unas vacas en el pasto del final del pueblo.
Así, he de reconocer que la visita se me hizo quizás corta cuando de repente sonaba el timbre del recreo y quedaba concluida así la visita. Como última anécdota, destaco cuando Miguel y yo nos pusimos a comparar nuestra altura con la de la puerta, acorde a la estatura media de la época, pero algo pequeña para nosotros, algo que nos hizo bastante gracia y me resultó cuanto menos curioso.
Aprovecho para dar las gracias a Miguel por la visita y espero que ese proyecto que nos contó que estabais desarrollando entre todos, acabe como os merecéis y por supuesto si no es mucho pedir, me invitéis de nuevo para verlo ya terminado.
Un saludo a todos. Javier Romero 2ºBB.

José Manuel Chacón Aguilera dijo...

Son unas piezas muy curiosas. En un viaje al que fui a Baeza en un convento había unos muebles como estos en la clase donde impartía literatua El ilustre poeta Atonio Machado, en los muebles se podía apreciar su antigüedad y otro detalle era que el tintero venia hecho ya en la mesa.

Saludos.

José Manuel Chacón.

Publicar un comentario

Se eliminaran todas las entradas con lenguaje inapropiado.