martes, 8 de febrero de 2011

El Ateneo de Manila como escuela secundaria

Los alumnos de 2º de Bachillerato, en su trabajo de investigación, están traduciendo un documento titulado Ateneo de Manila: Problems and Policies publicado en "Philippine studies" vol.32, nº 4 pg 377-398 y escrito por José S. Arcilla S.J.
Os ofrecemos unos párrafos de su trabajo, a modo de muestra:

Ateneo, Instituto de secundaria
..... Así, el nuevo Ateneo ofrecía un programa de siete años de escolarización: Infima (dividido en dos secciones), Inferior (también dividido en dos), Media, Superior y Suprema.
La enseñanza más elemental (Infima) duraba dos años. En el primero de ellos, los alumnos estudiaban las primeras nociones de religión, buena conducta, lectura y escritura, historia bíblica y geografía. El segundo año se repetían las mismas materias con algunas nociones más.
El siguiente ciclo (Inferior), también dividido en dos años, estudiaban de nuevo aquellas asignaturas pero en mayor profundidad, presumiblemente porque al alumno , ahora más mayor, ya se le consideraba capaz de asimilar información más detallada. En el primer año, o tercero de secundaria, se añadían rudimentos de gramática española y aritmética básica. El segundo año, o cuarto curso, incluía también historia universal y geografía de Australia y de las Islas Filipinas.

.......

Los alumnos estaban en el Instituto de ocho a once de la mañana y de tres a cinco de la tarde, exceptuando domingos y festivos. No tenían clase los jueves por la tarde, y no tenían las largas vacaciones veraniegas que conocemos ahora. A causa del calor las clases se suspendían de abril a junio. No había otras vacaciones, excepto las que los grupos superiores disfrutaban de nueve días de receso en Navidades, los tres días de Carnaval junto a un mes de descanso del 15 de mayo al 15 de junio.

......
Había dos tipos de exámenes: privados, frecuentes durante el curso escolar; y públicos, al final del año escolar en que se entregaban premios y medallas a los que lo merecían. Se animaba la competición académica y la excelencia, ....

¿Qué os parece?
dadnos vuestra opinión
Teresa Pedraz