lunes, 5 de diciembre de 2011

EL SISTEMA DE EDUCACIÓN EN PUERTO RICO, SIGLO XIX



Los puertorriqueños no habían tenido acceso a la instrucción formal al concluir el dominio español .El pueblo seguía siendo analfabeta. De cada 100 de 80 y 85 no sabían leer en 1898.

Algunas página mas brillantes de la educación del siglo XIX fueron escritas por maestros individuales .Entre ellos Rafael Cordero (1790-18680. Era un maestro puro y abnegado. Era puertorriqueño, negro y tabaquero de oficio. Se dedicó a enseñar primeras letras a jóvenes de la capital sin importar raza ni color de piel .No cobra por sus servicio su cargo estuvo de niño a Ramos Baldorioty de Castro, José Julián Acosta , Alejandro Tapia y Rivero.

Este taller escuela sirvió como experimento pedagógico y de integración social.

Rufo Manuel Fernández conocido como Padre Rufo cumplió una función similar al nivel superior .Era sacerdote quien llegó de España 1832 .Había sido catedrático de Física en Universidad de Galicia. Este promovió ;la apertura de una institución de estudios universitarios

Este recogió dinero con otras autoridades y reclutaron maestros debidamente preparados.

Durante la primera mitad del siglo el Obispado de San Juan concedió licencias para Maestros de Primeras Letras .Estos eran varones se daban clases en varios lugares de la isla.

Se llamaban los maestros caseros- el que tenía alumnos particulares es en su casa. El ambulante- ofrecía lecciones viajando a domicilio atravesando rios y cerros.

Las gentes hacían escuelas en sus casas luego la iglesia y el estado hicieron varias.

En 1898 el sistema escolar consistía de 518 escuelas elementales, 23 secundarias y una de adultos; 380 de niños y 188 de niñas. Asisitían por separado a la escuela.

Solo 47,861 niños asisitían a la escuela de población de 1 millon. Niños y niñas asisitían, de 5 años en adelante. La pobreza no permitía que todos fueran a recibir clases. Había que trabajar y dependencia de ellos. Los padres hacían sacrificios para que sus hijos de educaran.

By: Miriam Enríquez Sanz

Trabajo editado por Mercedes Riofrío