domingo, 25 de marzo de 2012

Qualquier tiempo pasado fue mejor...

Desde luego los pupitres de nuestros abuelos no tienen nada que ver con los nuestros