martes, 29 de mayo de 2012

La última de nuestras iniciativas para montar exposiciones temporales en el vestíbulo del Instituto que recuerdan y muestran nuestros recursos patrimoniales, e ha dedicado a una selección de minerales de las que ahora mandamos algunas referencias fotográficas.
 Sabemos que una colección de este tipo fue una de las primeras dotaciones de que dispuso el centro. Concretamente en abril de 1847 se afirmaba que existía una colección de 351 piezas, y en la memoria del curso 1859-60 ascendían a 500. Desde entonces esta colección se ha ido incrementando hasta mediados del siglo XX, en parte por compras y en parte por remesas de piezas singulares desde distintos puntos de la provicia en respuesta a las peticiones de los profesores encargados de la asignatura de Geología.


2 comentarios:

ME GUSTARÍA HABER SIDO UNA BEGUINA... dijo...

¡Genial! Ahora que algunos alumnos/as nos clasifiquen las piezas y nos cuenten algo sobre ellas en la bitácora :-)

Mª Jesús

Miguel Mayoral M dijo...

El concepto de "colección viva" tiene varios sentidos. Por un lado, es aquella que tiene utilidad, en nuestro caso didáctica y cultural. Por otro, es algo que siempre está en crecimiento, en cuanto a los estudios aplicados y en cuanto al número de piezas. La adquisición de nuevos ejemplares es algo que se suele olvidar en muchas colecciones históricas, pero siempre se utilizó la compra para lograr las maravillas de las que hoy gozamos. Apuntaba a este aspecto Luis Castellón en una de nuestras Jornadas ¿recordáis?

Publicar un comentario

Se eliminaran todas las entradas con lenguaje inapropiado.