lunes, 29 de octubre de 2012

La increíble historia de un mapa escolar


En el Museo Aguilar y Eslava de Cabra se expone el mapa “España y sus posesiones” que estuvo formando parte del Aula de Geografía, que ya fue presentado en esta bitácora (V. 7 junio 2010), realizado en los Talleres Penitenciarios de Alcalá de Henares hacia 1945, que constituye un testimonio singular de lo que hoy llamaríamos nuestra Memoria Histórica, y del que hoy damos a conocer esta curiosa fotografía.



En la foto aparecen unos obreros trabajando en el vaciado en yeso de un mapa; la curiosidad de esta foto estriba en que la persona de chaqueta y corbata que está en el centro junto a los obreros, es un directivo del Taller donde se realizó y que siendo oriundo de Cabra (Córdoba) tomó este recuerdo fotográfico que testimoniara su participación en él, ya que al tener responsabilidad en este taller sabría del interés que esta pieza despertaría en el Instituto Aguilar y Eslava cuando se mandó posteriormente como material escolar.

Los “Talleres Penitenciarios para la redención de la pena por el trabajo” se inauguraron en Alcalá de Henares, el 1 de agosto de 1939, en los locales de la antigua Escuela de Reforma y Casa de Trabajo. Los talleres empezarían a funcionar con dos secciones principales: la Imprenta, en la que se confeccionaban catálogos, folletos, libros y la edición periódica de la revista “Redención”; y la Carpintería, en la que se fabricaban diferentes muebles y especialmente mobiliario y objetos escolares. Y a los que se unirían posteriormente otras actividades artesanales.

Su objetivo principal sería la dotar de material escolar a los colegios e institutos después de la guerra civil, y comenzaría sus actividades con unos doscientos reclusos. Por estos trabajos los reclusos cobraban: cincuenta céntimos que recibía directamente el preso, más dos pesetas para la mujer del recluso y una peseta por cada hijo menor de quince años. Y sobre todo, por cada día de trabajo conmutaban un día menos de condena.

Gracias a la colaboración de la que fuera profesora Lola Pérez-Aranda que nos facilitó esta foto hemos podido conocer y reconstruir esta increíble historia, y es que detrás de muchos de los objetos del Instituto que conservamos hay todo un legado por conocer...