viernes, 22 de marzo de 2013

Instituto Isabel la Católica


Por fin hemos hecho la excursión a Toledo. Llevábamos mucho tiempo preparándola en clase de Ciencias Naturales y en Historia. El profesor de Informática también les había explicado cómo funcionaba el artificio de Juanelo Turriano, que desde el Tajo subía el agua al Alcázar, y los alumnos de 4º E ya estaban deseando dejar de lado las imágenes y maquetas y ver la ciudad real. No les decepcionó. Los monumentos les parecieron impresionantes, pero lo que más les gustó fue el emplazamiento de la ciudad y cómo se pueden identificar muchos edificios desde el mirador de la ermita de la Virgen del Valle. Después de contemplarlo, ya no les extrañó que pintores como El Greco o Aureliano de Beruete convirtieran el perfil de Toledo en el protagonista de algunas de sus obras. El tiempo también nos acompañó. No llovió y pudimos comer al aire libre al lado de la Sinagoga del Tránsito con el paisaje Los Cigarrales de fondo.

1 comentarios:

Miguel Mayoral M dijo...

Magnífico, compañeros. Parece que vuestro objetivo se ha cumplido y aquellos viajes de estudio que, a principios de siglo, constituyeron verdaderos trampolines didácticos para nuestros primeros institutos, siguen dando felices resultados. Enhorabuena.
Tenemos en el "Domínguez Ortiz" importantes testimonios bibliográficos de profesores como Bargalló, que explotaron al máximo este tipo de excursiones como recurso didáctico. Ya hablaremos de ello.
Por otro lado, sería estupendo que los alumnos que habéis participado en esta experiencia, escribiérais en la Bitácora algún comentario. Seguro que, además, vuestros profesores lo valorarán.

Publicar un comentario

Se eliminaran todas las entradas con lenguaje inapropiado.