martes, 28 de octubre de 2014

Pequeña historia de una medalla académica



En el Instituto Aguilar y Eslava de Cabra conservamos dos medallas académicas, una de director y otra de profesor, realizadas respectivamente en metal dorado y plateado.

Ambas medallas llevan cordón de seda en azul y blanco/oro, colores de la Inmaculada, Patrona del Instituto-Colegio. Curiosamente, en el caso de la medalla dorada de director, ésta aparece con corona ducal (en vez de real). Y mientras en el reverso aparecen el Sol, que representa la cabeza del dios Apolo, dios de la luz, de la poesía, de la música y de las artes sobre el lema: “ Perfundet Omnia Lucet”.  En el anverso aparece el escudo de la nación, con la leyenda: “-------------- publicae institutioni”, ya que cuidadosamente se ha borrado la inscripción “ Elisabeth II”.

Y es hace ochenta y dos años, acudió al Instituto de Cabra para realizar la apertura del curso académico 1932-33, el entonces Jefe del Estado, D. Niceto Alcalá-Zamora y Torres, Presidente de la II República Española.

La visita tuvo lugar el 2 de octubre, y en el patio de cristales del Instituto “Aguilar y Eslava” se desarrolló el solemne acto académico. A don Niceto le acompañaba otro personaje relevante, el ministro de Instrucción Pública, Fernando de los Ríos, y junto a ellos: el rector de la Universidad de Sevilla, el alcalde de Cabra y el director del Instituto. La primera intervención fue la del secretario del Centro, quien durante la lectura de la Memoria realizó un repaso de las figuras de la vida política y cultural vinculadas a la historia del Instituto, para destacar cómo en el momento en que España se decidió a estar representada por un hijo del pueblo, se trataría de una persona cuyo expediente se guardaba en el archivo de aquella institución. Luego intervinieron el director, Fernando de los Ríos y finalmente Alcalá-Zamora, quien destacó la preocupación de la República por la educación, que colocó al mismo nivel que la devolución de la soberanía al pueblo.

Pues bien aquel día el Instituto de Cabra se vistió con sus mejores galas y la medalla de Director también se preparó para la ocasión, se puso en manos de un experto orfebre y se borraron las referencias al régimen monárquico anterior.

Y un último detalle, en las fotografías que se conservan de aquella visita histórica, esta curiosa medalla “retocada” parece que la portó el Ministro de Instrucción Pública, D. Fernando de los Ríos, quien junto a D. Niceto Alcalá Zamora presidió aquel recordado e importante acto académico.



3 comentarios:

MARÍA JESÚS dijo...

Ostras, lo que daría yo por colgármela por unos instantes... ¿Podríamos preparar con ella un molde y crear réplicas? En mi taller de restauración paleontológica preparamos moldes y yo he aprendido a hacerlos con siliconas y carcasas de escayola.

Vamos, y hasta de chocolate, y galletas con forma de medalla decimonónica. Creo que no es mala idea. Me voy a hacer una camiseta con esta fotografía...

Saludos

Miguel Mayoral M dijo...

Queridos compañeros de Cabra ¡Qué interesante información histórica! Y qué gran noticia que conservemos alguna pieza más de nuestras medallas profesorales. Son, como sabéis, escasísimas. De momento, somos los dos únicos institutos que las conservan. Espero que, en nuestro Congreso de Mahón aparezca información sobre alguna más y sigamos rehaciendo nuestra historia

Miguel Mayoral M dijo...

Magnífica idea, María Jesús. Nuestra medalla espera algo así. Madura la idea, que puede ser genial

Publicar un comentario

Se eliminaran todas las entradas con lenguaje inapropiado.